¿Qué son las fobias en un niño o adolescente?

Al igual que en los adultos, las fobias son un miedo irracional hacia un objeto o situación o la anticipación ante estas circunstancias. Una fobia es un temor extremadamente intenso frente a una situación o algo determinado. Es un tipo de temor que no desaparece. Un niño que sufre una fobia sentirá temor de algo cada vez que vea o experimente eso.

Es común que los niños y adolescentes sientan temor frente a determinadas situaciones: una prueba difícil en la escuela, escuchar truenos o pasar junto a un perro gruñendo. Hay miedos que aparecen en los niños y adolescentes que no interfieren en su desarrollo normal y que de la misma manera que aparecen, desaparecen. Esto no se consideran fobias.

La raíz de estos miedo es la ansiedad (articulo ansiedad en niños) para la que los niños no cuentan con tantas herramientas para defenderse y la desplazan a un objeto fóbico el cual pueden evitar. Las fobias en los niños afectan sus rutinas y actividades normales trastocando también a familiares y personas de sus círculos cercanos.

Algunos de los tipos más comunes de fobia en los niños son:

  • Animales
  • Sangre
  • Alturas
  • Espacios cerrados o abiertos
  • Volar o ir en coche
Fobia social

Se manifiesta como temor a hablar con los adultos como profesores o entrenadores o incluso a sentir pánico de pasar frente a sus compañeros cuando necesita salir al baño y ya ni se diga participar en clase o responder una pregunta. También influye en otros aspectos fuera del colegio como fiestas de cumpleaños o disfrutar de las reuniones. La clave de esto es la incapacidad de disfrutar, de la vida, del colegio y de sus relaciones familiares y sociales.

La fobia social suele confundirse con la timidez, (articulo sobre timidez) pero no es lo mismo. Los niños con fobia social se ven superados por su temor a las personas y las situaciones que lo rodean, aunque por dentro deseen salir y tener muchos amigos. La fobia social va mas allá de la vergüenza o de tener padres tímidos y haber aprendido esta característica de ellos, es una situación incapacitante, que impide relacionarse y puede tener consecuencias en el desarrollo y en la socialización del niño que la padece.

Mutismo selectivo

Mutismo selectivo es lo que se conoce cuando ante situaciones especificas, generalmente sociales, los niños se ven incapacitados para hablar, cuando el niño habla naturalmente. En situaciones como un contexto escolar, en casa o en otro tipo de escenarios, el niño no puede hablar ni desenvolverse naturalmente.

¿Cuáles son los síntomas de una fobia en niños o adolescentes?

Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Temor o ansiedad intensos cundo se ven expuestos o anticipan la presencia o exposición al objeto o situación especifica
  • Crisis nerviosas
  • Aumento de rabietas y del llanto sin explicación
  • Aumento de dolencias físicas sin explicación medica aparente
  • Reacción ansiosa que puede tomar la forma de un ataque de pánico frente a estímulos que generan fobia.
  • Búsqueda de estrategias a fin de evitar los estímulos que generan fobia.
  • Taquicardia
  • Mareos o vértigos
  • Respiración acelerada y agitada
  • Nauseas
  • Escalofríos
  • Dificultad para concentrarse.
  • Trastornos de sueño.
  • Pérdida del apetito.
  • Temor a separarse de los padres.
  • Diarreas sin explicación medica.
  • Tensión muscular.
  • Enrojecimiento.
En la fobia social
  • Miedo a la frustración social y hacer el ridículo
  • Dificultad e incluso rechazo a relacionarse con niños/as de su edad
  • Síntomas físicos: sonrojarse, temblores, sudores, etc.
  • Incapacidad para hablar y participar ante muchas personas
  • Angustia ante la expectativa de relacionarse
  • Temor excesivo a participar en clase delante de los compañeros.
  • Evitación e inhibición en la interacción con personas de su edad y con adultos.
  • Evitación de los trabajos escolares o juegos en grupo.
  • Negarse a asistir a la escuela.
  • Temor exagerado a hacer el ridículo delante de otros.
  • Negarse a realizar actividades extracurriculares debido a la ansiedad que le provoca el tener que relacionarse con los demás.
¿Cómo tratar las fobias?

Los niños y adolescentes que sufren de fobia social se sienten solos y sienten que han perdido oportunidades de disfrutar y hacer amigos. Sienten que no saben aprovechar el cole al máximo porque les da miedo participar o leer en clase. Les impide que prueben cosas nuevas y que desarrollen habilidades y gustos o hobbies.

El abordaje de las fobias se lleva a cabo mediante el trabajo con niños y adolescentes, con sus familiares y sus colegios.

Indagando en las situaciones que provocan estos síntomas mediante técnicas como juegos, títeres, plastilina, dibujo y por supuesto, la escucha activa, intentaremos que los niños y adolescentes lleguen al origen de su malestar y comiencen a retomar sus vidas y a incluirse en nuevas actividades y disfrutarlas. Las fobias son síntomas complejos que afectan la vida de los niños y adolescentes y las personas que los rodean. La medicación no es especifica, no se sabe las consecuencias que tiene a largo plazo y causa efectos secundarios, por lo que intentamos un enfoque libre de ella.

 

 

 

¿Qué son las fobias?

Lo que popularmente conocemos como fobia es un miedo irracional, excesivo y persistente desencadenado ante un objeto o situación o ante la anticipación de este. Este miedo irracional puede interferir negativamente en la vida de las personas.

Profundizando un poco más hablamos de angustia o por usar un termino más coloquial, de ansiedad, sin embargo, esta es una ansiedad interna y para no sentirla internamente la localizamos fuera, donde podemos evitarla fácilmente.

Ya que las fobias tienen esta cualidad de localizar el peligro fuera de sí, muchas personas pueden convivir con sus fobias ya que sencillamente evitan el objeto fóbico, y así evitan la ansiedad. La situación se complica cuando evitar el objeto fóbico empieza a restringir la libertad de las personas. También cuando la ansiedad aumenta internamente y entonces ya no es un solo objeto, sino que ahora, son más objetos los que causan esta fobia y limitan mucho más la vida de las personas que las sufren.

Cuando se tiene miedo a algo objetivamente peligroso, por ejemplo un león, esto no se considera una fobia. Por el contrario si se tiene miedo, terror, pánico a algo, normalmente inocuo o inofensivo como un ratón en entonces si que podemos hablar de fobia.

Existen muchos tipos de fobias, aquí los más significativos:

Tipos de fobias
  • A animales como perros, pájaros o insectos
  • A conducir (amaxofobia)
  • A volar en avión, ir en autobús o transporte publico, a los túneles, puentes  o ascensores
  • A las alturas
  • A los fenómenos atmosféricos y de la naturaleza como tormentas, precipicios o al agua
  • Fobia social: miedo a sentirse observado por los demás, por ejemplo, hablando en público
  • A los espacios abiertos (agorafobia)
  • A la sangre como ver sangre o heridas o a las inyecciones
  • A adquirir una enfermedad o a los gérmenes
  • A lavarse o a tomar un baño o una ducha (ablufobia)
¿Cuáles son los síntomas de una fobia?
  • Pánico y miedo sin razón aparente
  • Taquicardia
  • Ansiedad
  • Temblores
  • Falta de aire sin razón medica
  • Temblores
  • Sensación de ahogo, mareo o desmayo
  • Malestar estomacal o dolor sin razón medica
  • Un fuerte deseo de huir
  • Evitación
  • Temor a perder el control o enloquecer
  • Sensación de nerviosismo
  • Temor a morir
  • Ataques de pánico
¿Cómo tratar las fobias?

Las fobias no son un síntoma simple, debido a su complejidad y a su influencia en otras áreas de la vida del paciente el tratamiento de las fobias requiere un trabajo de psicoterapia integral.

Mediante la escucha activa el paciente explora y profundiza en su personalidad para llegar a la angustia interna original y así desligar el afecto con la representación del objeto fóbico, para que así puedan ser tolerados y causen menos ansiedad.  Al mismo tiempo otras áreas de su vida mejoraran con la desaparición de estos síntomas.

La medicación que se suele dar consiste en ansiolíticos, pero estos no van a la raíz del problema, que si no se trata, podría desplazarse simplemente a otro objeto fóbico. Por lo tanto nuestro método consiste en psicoterapia, sin medicamentos, sin efectos secundarios, sin ejercicios ni deberes en casa. Mediante la reflexión y el autoconocimiento, la escucha activa y la orientación del paciente para que por si mismo encuentre el origen y las soluciones a su ansiedad.