¿Qué es la depresión infantil o juvenil?

La depresión es un estado del animo que se manifiesta mediante tristeza profunda que permanece por largos periodos de tiempo, tanto en adultos como en jóvenes y niños. Los niños y jóvenes suelen tener menos recursos para manejar sus propias emociones y esto hace que tengan mayores dificultades para manejar y superar estos estados depresivos.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión en niños y adolescentes?

Los niños y adolescentes suelen presentar los mismos síntomas que los adultos. Las mayores diferencias pueden darse en la expresión de los síntomas, ya que no tienen tantas herramientas para expresarse:

  • Animo deprimido: muchas veces los mas pequeños pueden expresarlo mediante molestias físicas imprecisas, poca comunicación visual o una expresión facial triste.
  • Animo irritable: por ejemplo, una conducta agresiva o colérica y hostil.
  • Perdida de interés: hacia el entorno, por ejemplo, incapacidad de disfrutar de actividades extraescolares o juegos.
  • Falta de energía: no quieren ir al colegio, no juegan, no hablan, en casa se les ve desanimados, etc.
  • Reproches y expresiones de auto-desvalorización.
  • Sentimientos de culpa excesivos o inapropiados.
  • Incapacidad para concentrarse o tomar decisiones: se pueden observar en un bajo rendimiento escolar.
  • Alteraciones del sueño.
  • Variaciones del peso: por lo general aumento de peso y comer con ansiedad.
  • Quejas somáticas como dolores de cabeza o tripa.
  • Pensamientos sobre la muerte o el suicidio.
  • En los adolescentes también es llamativo cambios de actitud repentinos, sin justificación alguna y sin una explicación relacionada con la adolescencia normal.
  • En los adolescentes también abuso excesivo de alcohol o drogas.
  • Aislamiento social.
  • Menos atención a la higiene personal o a la apariencia.
¿Cuáles son las causas de la depresión infantil?

En los niños existen distintos factores que interactúan como las relaciones familiares y sociales, el colegio:

  • Duelo o perdida de un ser querido o de algo importante para ellos.
  • Enfermedades de los padres, hermanos o de alguien cercano.
  • Pobreza o perdida repentina de recursos económicos.
  • Mala relación de los padres entre si o con los hijos.
  • Divorcio.
  • Maltrato físico.
  • Negligencia en los cuidados como higiene, alimentación o educación.
  • Abandono.
  • Baja autoestima.
  • Problemas en la sociabilidad.
  • Bullying (acceso directo al articulo)
¿Cuáles son las causas de la depresión en adolescentes?

La adolescencia es una etapa con altibajos emocionales y hormonales y muchas veces se experimentan síntomas de tristeza, falta de motivación y apatía.
Puede sospecharse de una depresión si los síntomas son continuados en el tiempo, si comienzan a interferir con su vida, si se sienten abrumados y superados por situaciones de la vida cotidiana. También si comienzan a manifestar ideas o inquietudes relacionadas con el suicidio.

Alunas causas de depresión en adolescentes son:

  • Duelo o perdida de un ser querido o de algo importante para ellos.
  • Familias disfuncionales o conflictivas.
  • Divorcio.
  • Abandono.
  • Homosexualidad, bisexualidad, transexualidad y conflictos o dudas sobre su sexualidad.
  • Baja autoestima.
  • Bullying (acceso directo a articulo)
  • Enfermedades de los padres, hermanos o de alguien cercano.
  • Maltrato físico, violencia o haber sido testigo de violencia hacia otros.
  • Estrés excesivo y presión que no pueden manejar.
  • Sensación y precepción de un futuro desalentador.
¿Cómo tratar la depresión en niños y adolescentes?

Con un enfoque familiar, buscamos trabajar con los familiares y con los pacientes para averiguar el origen de la depresión. Entendemos que muchas veces los síntomas de los hijos, ponen de manifiesto situaciones familiares o en la pareja parental que es necesario elaborar para llegar a los orígenes de la depresión.

En muchas ocasiones también se trabaja o se mantiene un estrecho contacto con el colegio por si allí se estuvieran produciendo situaciones que agravan la depresión.

En los casos de depresión infantil muchas veces se echa mano de otros recursos como pintar, dibujar, títeres, plastilina, etc. También, por supuesto, la escucha activa de los niños y que encuentren un ambiente de confianza donde expresarse. Con los adolescentes la escucha activa y que encuentren un espacio seguro para expresar sus emociones es fundamental para que encuentren un alivio a sus síntomas depresivos y a las situaciones propias de la adolescencia que les cueste manejar.

En estos casos nos esforzamos por que los pacientes encuentren soluciones sin recurrir a la medicación ya que podría verse afectado su desarrollo, a demás de sufrir efectos secundarios y consecuencias a largo plazo hasta ahora desconocidas.